Perfumes de excepción en frascos de excepción, el arte es un encuentro.
La emoción olfativa se prolonga en el encanto visual y el placer táctil, el arte es una propagación sensorial.
A los artistas-escultores elegidos, cada año se les pide que creen un frasco-escultura sobre un tema determinado.
Trabajan en colaboración con artistas-creadores de fragancias para contar una única historia, el arte es una búsqueda del sentido.

 

La colección de las esculturas olfativas incluye frascos numerados con cierre de cristal sobre cristal. En su fabricación se recurre a los secretos mejor guardados de los grandes maestros cristaleros. Son el receptáculo de fragancias con composiciones audaces en las que se combinan las esencias más raras, los almizcles más puros y las maderas más preciosas.